post

Luego de un tibio inicio de temporada, las empresas de turismo regional esperan mejorar las cifras de ocupación y entrar de lleno al mes estrella del turismo en el país.  Una fecha donde más del 50% de los chilenos prefiere tomar vacaciones y que el año pasado registró 202.567 pernoctaciones en los destinos de Biobío y Ñuble durante febrero según la encuesta mensual de alojamiento turístico del Instituto Nacional de Estadística.

Desde la perspectiva hotelera, Charles Jacobsthal, gerente de Radisson Concepción y vicepresidente de la Asociación Gremial de Turismo, Protur, comentó: “para nosotros ha sido un enero y un comienzo de febrero atípico, nuestra percepción es que la cantidad de turistas de vacaciones ha disminuido respecto de años anteriores, lo que es malo para la Región, también hemos tenido una baja notable de argentinos a pesar de las acciones efectuadas en Neuquén. Sin embargo, por otro lado, los clientes corporativos se han mantenido constantes, como ha sido en los últimos meses del 2018, no han bajado y eso nos augura un buen 2019”.

Respecto a este tema, la Subsecretaria de turismo, Mónica Zalaquett, comentó que “Si bien la llegada de turistas argentinos registró un descenso de un 27,1% el año 2018 en comparación a 2017 por condiciones macroeconómicas específicas de dicho país, si consideramos el resto de las nacionalidades excluyendo a Argentina, registramos un alza de un 5,6% en las llegadas internacionales”

Balance

En la misma línea, Elías Freire, Director Ejecutivo Corporación Baldomero Lillo, comenta que “tenemos sensaciones encontradas con el mes de enero. El turismo regional no ha logrado las cifras de años anteriores, pero creemos y apostamos porque el turismo histórico-patrimonial que la corporación Baldomero Lillo entrega en Lota Sorprendente logrará repuntar en lo que resta de temporada, más aún por el reconocimiento alcanzado tanto a nivel nacional, como internacional, posicionado a Lota Sorprendente como un referente del turismo en el Biobío.

Fuera de la capital regional, y donde los meses de verano son de temporada alta, la evaluación es similar. Según Anabelle Ramírez, del Parque Ecológico Reussland en Cañete “en enero tuvimos un 40% o 50% menos que el año anterior. Si bien hay reservas de fin de semana, hay pocas de larga duración que permitan tener ocupación durante los días de semana. Los visitantes que hemos tenidos son, fundamentalmente, personas que viajan de Santiago y Valparaíso, que se dirigen al sur y que se quedan en la zona por un par de días. En febrero esperamos que la ocupación aumente y así mejorar los indicadores con permanencias más largas como otros años”.

En Los Ángeles, Pablo Benavides Pinuer, Gerente de Mercadeo y Ventas de Hotel Four Poits, señaló que la baja se debe principalmente a “menor cantidad de visitantes argentinos que están vacacionando en Chile, informalidad tanto en alojamientos como en tour operadores, veraneantes más conservadores con sus gastos y días nublados en las principales playas del país provocaron que el primer mes del verano palideciera frente a años anteriores. Según proyecciones de Hoteleros de Chile basadas en reservas confirmadas a la segunda quincena de enero, la ocupación en alojamientos se estimó en 74,5% para el primer mes, lo que significó una caída de 6,6 puntos porcentuales en comparación a igual período del año pasado.”

Verónica Vera, Brand Manager de Nevados de Chillán aseguró que “enero históricamente es un mes más lento respecto a febrero, además, hay más oferta de actividades y el chileno en estas fechas por lo general prefiere destinos de sol y playa. A esto debemos sumar la oferta de de viajes al extranjero u otras regiones que también son parte de la oferta durante estas fechas. Sin embargo, tenemos que comentar que nuestro Bike Park ha tenido un gran año ya que el flujo de bikers ha aumentado y eso nos tiene bastante contentos”.